JAZZ

Carlos Rivas.

Carlos RivasSon muy pocos los lugares en Sevilla donde se puede escuchar jazz. La crisis de 2007, luego la de 2011 y ya, para rematarlo, la pandemia por Covid, se ha ido encargando de cerrar casi todos. Uno de los más longevos de la capital andaluza, era el Café Jazz Naima, un local abierto en las cercanías de la Alameda de Hércules por dos socios: el sevillano, Carlos Rivas, y el jerezano, Jorge Moreno. Carlos Rivas dejó su trabajo fijo en Telefónica, en La Coruña, para volver a Sevilla, su ciudad natal, y montar, con su socio de entonces, el jerezano, Jorge Moreno, el “Naima Jazz Café”. El “Naima”, como se le conocía en el mundillo jazzístico de Sevilla, fue santo y seña del jazz en directo en la capital de Andalucía, durante casi un cuarto de siglo.

Por su local, cerrado en el 2020, un pequeño café donde a duras penas cabe por sus puertas un contrabajo y una batería, han pasado infinidad de músicos y grupos que buscaban en la capital de Andalucía el premio que todo artista busca: tocar jazz en directo. Entre aquellas cuatro paredes repletas de fotografías de músicos de distintos estilos y generaciones, ha transcurrido parte de la historia del jazz según Sevilla de estas últimas dos décadas. El Naima tuvo durante algún tiempo un hermano menor en el Aljarafe que la crisis de 2007, de lo llevó por delante.

Años más tarde, aquella aventura en común de Carlos y Jorge, iniciada en el lejano 1996, terminó de truncarse cuando  el “Naima” de la calle Trajano, cerró sus puertas en 2021, —otra vez la crisis económica, y, sobre todo, la especulación inmobiliaria en torno a los alquileres en el centro de Sevilla—, le dieron la puntilla.

Por ese pequeño y cálido local, en la esquina de Calle Trajano, con Jesús del Gran Poder, pasaron durante más de tres décadas, la flor y nata del jazz en España. Se le echa de menos.

MÚSICOS GRUPOS ENTIDADES / INSTITUCIONES NOMBRES PROPIOS