JAZZ

Febrero 2023: «Homecoming». Live at The Village Vanguard, de Dexter Gordon.

El 27 de febrero de este año 2023, se cumple el primer centenario del nacimiento de uno los grandes saxos tenores de la historia del jazz, el maestro, Dexter Gordon (Los Ángeles, 27 de febrero de 1923 – Filadelfia, 25 de abril de 1990).

Dexter Gordon fue uno de los grandes de verdad, y lamentablemente, esta efemérides está pasando desapercibida para la mayoría de los aficionados al jazz. Desde luego eso no va a ocurrir con los que hacemos la sección de jazz de la Asociación Apoloybaco, y para ello, os vamos a recomendar «Homecoming», una emblemática grabación en directo desde el club Village Vanguard de New York, que Dexter Gordon grabó en una doble sesión el 11 y el 12 de diciembre de 1976, a la vuelta de su largo periodo (14 años) de estancia en Europa. Precisamente, el título del álbum hace referencia al regreso de Gordon a los Estados Unidos después de esa larga ausencia.

La figura de Dexter Gordon en la música de jazz, y en el desarrollo del Be-bop en particular, es seminal. Todos coincidimos en que Charlie Parker fue sin duda el músico que elevó el saxo alto hacía cotas inigualables, pero en el saxo tenor, la situación es más compleja dada la influencia y la trayectoria, de dos estilos tan dispares como los de Coleman Hawkins, y Lester Young, las dos grandes referencias del saxo tenor en jazz, en las primeras décadas del siglo XX.

Y en esa dificultad, reside la meritoria tarea acometida por Dexter Gordon (1923-1990), un músico, que en su juventud, además de destacar como solistas en las grandes y afamadas orquestas de la era del swing, como las dirigidas por Lionel Hampton, Fletcher Henderson, Louis Armstrong, o Billy Eckstine, compartió pupitre y escenario al mismo tiempo con la mayoría de los músicos que fundaron el movimiento Bebop. Y ahí, en esa permanente dicotomía, por conciliar su afinidad musical con Lester Young, sin renunciar a la estética parkeriana, reside su éxito, y el sitio de privilegio que le corresponde, en la historia de este género.

Dexter Gordon, poseía un reconocible y personalísimo sonido musculoso y potente, que le sirvió para convertirse en punto de referencia para muchísimos saxofonistas coetáneos, entre ellos, nada más, y nada menos,  que John Coltrane y Sonny Rollins, quienes siempre le escucharon atentamente, ejerciendo sobre todos ellos, una notable influencia. Ya reconocido en los EE.UU, como una figura importante del Bebop, Dexter Gordon cruza el charco y se muda a Copenhague en 1962. En la capital danesa, ya superada su adición a las drogas que casi arruina su carrera en la década anterior, Dexter es acogido por los aficionados al jazz en Europa, casi con veneración, y su carrera profesional da un paso de gigante cuando firmó un contrato discográfico con Blue Note que originó toda una serie de extraordinarias grabaciones (ocho discos), que dejaron huella en la historia del sello azul, y, por supuesto marcaron un antes y un después en su carrera profesional. De aquellas sesiones discográficas con «Blue Note», Dexter nos dejó, al menos, dos obras maestras: «Doin’ Allright» (1961), y «Our man in Paris» (1963).

Paradójicamente, el mejor momento profesional de Dexter Gordon fue ignorado -por la distancia- por los estadounidenses, y Gordon en Europa dominaba con absoluta brillantez la vanguardia jazzística del momento. Su fluidez técnica aumentó, su comprensión armónica se amplió, y logró un tono de saxofón más profundo y potente. Muchos críticos consideraron, y creo que llevaban razón que en esos 14 años de Dexter Gordon en el viejo continente, fueron lo mejor de su carrera.

De aquellos años en Europa hay numerosos documentos sonoros grabados, que atestiguan esa explosión jazzística de Dexter Gordon, incluso algunas grabaciones en directo absolutamente memorables, como el concierto de Tokyo en 1975 y que recientemente se ha vuelto a editar en un doble álbum de vinilo. Aprovechando esa plenitud de forma, su manager – que era Maxine Gordon, su esposa—, intuyó que era el momento adecuado para Dexter Gordon volviera a casa y relanzara su carrera en los Estados Unidos. Y esto es el preámbulo de «Homecoming», el concierto de bienvenida de Gordon a New York y que es el disco que este mes recomendamos. Una buena campaña publicitaria hizo que que las entradas estuvieran agotadas desde el mismo momento que se anunció el concierto, y los aficionados montaron largas colas a lo largo de la séptima avenida para recibir al añorado saxofonista tenor.

La expectación para este concierto en el Village Vanguard, fue enorme, y entre el público que asistió al mismo, se encontraban algunos de sus colegas de profesión, que, mitad por la amistad, mitad por la curiosidad, se acercaron a escuchar el concierto; allí estaban aquellas dos noches en el «Village», Charles Mingus, Cecil Taylor, John McLaughlin, Art Blakey, Yusef Lateef, Horace Silver, Dave Liebman y alguno más que. La flor y nata del jazz de la época que a la salida del concierto alucinaban con la maestría, el empaque, y la sutileza de los modernos enfoques armónicos que Dexter Gordon había ido moldeando en su estancia europea. No quedaron decepcionados, y hubo momentos memorables en este concierto como los temas: ‘Little Red’s Fantasy», «In Case You Haven’t Heard», «Fied Banana», o la magnifica versión del sempiterno «Body and Soul», un homenaje a uno de sus grandes influencias, el maestro, Coleman Hawkins». Pero el «climax» del concierto, fue la apabullante versión de la composición de Thelonious Monk: «Round Midnight».

Por cierto, y hablando de «Round Midnight», en la biografía de Dexter Gordon hay que destacar su participación estelar en la película del mismo nombre, dirigida en 1986 por el cineasta francés, Bertrand Tavernier, y que le valió al saxofonista ser nominado para el Oscar a la mejor interpretación masculina. «Round Midnight», fue un gran éxito de crítica y público, y su gran banda sonora contribuyó notablemente a que la película esté considerada como una de las más felices contribuciones del cine a la música de jazz. La Asociación Apoloybaco, proyectó esta película, de imprescindible visión para cualquier cinéfilo, en nuestro I Ciclo de Jazz y Cine celebrado en 2011.

Dexter Gordon fue un músico que daba lo mejor de sí en ambientes propios de esta música; los clubes de jazz eran su predilección y este «Homecoming», es muy representativo de su afección por las atmósferas densas e intimas de un escenario de club. El álbum fue reeditado en un doble CD por el sello Columbia CBS, y junto a Dexter Gordon, tocaron aquellas dos noches en el Village Vanguard: Woody Shaw, a la trompeta; Ronnie Mathews, al piano; Stafford James al bajo, y Louis Hayes a la batería. Música excelente, momentos muy brillantes y emoción a raudales por la vuelta de Dexter Gordon a los EE.UU.

Este disco fue considerado por el prestigioso crítico de jazz, Chuck Berg, como uno de los discos de jazz más importantes de la década de los setenta, y por supuesto uno de los directos más conseguidos por Dexter Gordon en toda su carrera, y fueron muchos.

¡Que lo disfruten!.

 

LOS MÚSICOS LOS INSTRUMENTOS FICHA TÉCNICA
Woody Shaw Trompeta y Fliscorno. Sello discográfico: CBC Columbia.
Ronnie Mathews. Piano. Fecha de grabación: 1976.
Stafford James. Bajo. Lugar de grabación: New York. Live at Village Vanguard.
Louis Hayes. Batería. Calificación: 5* sobre 5
Dexter Gordon Saxo tenor y líder Duración: 1:51:31

Temas

Duración

Gingerbread Boy. 13:29
Little Red’s Fantasy. 12:30
Fenja. 12:34
In Case You Haven’t Heard. 10:55
It’s You Or No One. 13:46
Let’s Get Down. 13:03
Round Midnight. 13:06
Backstairs. 12:20
Fried Bananas. Bonus Track. 14:34
Body and Soul. Bonus Track. 13:10

 

OTROS DISCOS RECOMENDADOS DE DEXTER GORDON.

 

 

DEXTER RIDES AGAIN

GO!

OUR MAN IN PARIS

Los inicios discográficos de Dexter Gordon no está bien documentados en formato CD, y en especial su etapa inicial en el sello Savoy.

Esto ocurre con «Dexter Rides Again», las únicas grabaciones disponibles del encuentro musical de Dexter Gordon con Wardel Gray, otro extraordinario tenor que en algunos de los temas del álbum caldea el ambiente de tal manera que es difícil saber cuando toca uno u otro.

En este disco tambien aparece un magnifico trompetista infravalorado y que permanece oculto en espera de reconocimiento: Howard McGghee.

Desde el principio de la grabación, apenas los primeros fraseos del primer tema, estaba claro que «Go» es uno de esos discos que te dejan impregnado de una estela mágica.

Grabado a cuarteto con el pianista Sonny Clark, el baterista Billy Higgins, y el bajista Warren Butch, la aportación de estos músicos es crucial para el éxito del álbum, y Dexter Gordon sobrevolando con su saxo por encima de sus acompañantes.

Los discos de Dexter Gordon para el sello Blue Note tienen todos el mismo denominador común: son autenticas obras maestras.

El swing contagioso, el dinamismo y la creatividad melódica presiden estas grabaciones de clásicos del bebop como «Scrapple from the apple», el tema que abre el álbum, o la maravillosa versión de «A Night in Tunisia».

El homenaje a Lester Young, uno de sus maestros, está presente en Broadway, de desbordante alegría y su habilidad inconmensurable para las baladas, se puede comprobar en el clásico «Willow weep Foz me» o en «Stairway, to the stars».

Un disco disfrutable de principio a fin, que está incluido entre los 100 mejores discos de la historia del jazz.

DEXTER-GORDON

 

Más información de Dexter Gordon en Apoloybaco.