JAZZ

Gregory Porter: All Rise.

gregory-portergregory-porterTítulo: All Rise.
Músico: Gregory Porter.
Acompañantes: Troy Miller (piano, batería); Emmanuel Harrold (batería); Jahmal Nichols (contrabajo); Tivon Pennicott (saxo soprano); Ondrej Pivec (órgano, piano); Chip Crawford (órgano, piano); Chris Storr (trompeta); Trevor Mires (trombón); Jim Hunt (saxo); Andrew Ross (saxo) y The London Symphony Strings.
Fecha de Grabación: 2020.
Lugar de Grabación:  Paris, Londres, New York y Los Ángeles.
Sello Discográfico: Blue Note.
Nº de temas: 13.
Formato: 2 LP.
Instrumento: Voz.
Estilo: Jazz vocal.
Nº de Serie: 00602508619953.
Año de Edición: 2020.
Duración: 01:01:24
Calificación: 4*/2.

Comentario:

Gregory Porter tiene ese tipo de voz cálida y envolvente que tanto gustaba en los cantantes de soul del siglo pasado. En sus sexto álbum de estudio, grabado a caballo entre varias ciudades europeas y estadounidenses, y titulado: “All Rise”, es un disco diferente a sus anteriores trabajos. Diferente en cuanto el concepto del mismo, ya que aquí aparce ese cantante heredero de la voz barítona del gran Marvin Gaye, y diferente porque quizás sea el disco menos jazzístico de todos los que ha grabado hasta ahora.

En “All Rise” están los sonidos de su infancia, los ritmos con los que su madre cantaba en la iglesias de Bakersfield, (California), y sin embargo, sigue siendo Gregory Porter como en sus celebrados inicios que le valieron dos premios Grammys por “Liquid Spirit”, en 2013 y “Take Me to the Alley”, en 2016. Porter se rodea aquí de su cuarteto de siempre con el pianista Chip Crawford, el bajista Jahmal Nichols, el baterista Emanuel Harrold y el saxofonista Tivon Pennicott. El cuarteto base se amplia en varias canciones con una sección de trompeta, un coro vocal y, en varias pistas, con la colaboración de las cuerdas de la Orquesta Sinfónica de Londres.

Con “All Rise”, Porter se sumerge en la música del alma con su particular homenaje a Marvin Gaye en “Faith in Love”, una preciosa balada al estilo de los años 70 con el apoyo de excelentes coros de gospel y acentos orquestales angulares. De manera similar, el resplandeciente “Merchants of Paradise” encuentra a Porter respaldado por cuerdas cinematográficas y espaciales y un solo jazz de saxo soprano de Pennicott, todo lo cual recuerda una combinación increíblemente lograda de Terry Callier y Scott Walker.

Igualmente atractivas son pistas como la edificante “Concorde”, la terrenal “Dad Gone Thing” y la exuberante “Everything You Touch Is Gold”, la última de las cuales presenta un solo de trompeta lírico del invitado Keyon Harrold. Particularmente fascinante es “If Love Is Overrated”, la canción que abre la cara “B” del doble álbum, y que Porter la concierte en una canción de amor desgarrado con una letra extraordinaria. Gran trabajo de Gregory Porter, que lo sitúa entre las mejores voces —si no la mejor— del jazz masculino del siglo XXI.