JAZZ

La estética de ECM: 1975-2000.

En 1969, el contrabajista alemán Manfred Eicher, creó en Munich, uno de los grandes sellos del jazz en Europa: ECM. Ese sello se convirtió muy pronto en el sello de referencia de la vanguardia jazzistica europea y también ofreció cobijo a las nuevas formas del jazz que venían de músicos americanos como Keith Jarrett o Pat Metheny.

En la actualidad, la etiqueta visionaria se reconoce por su logrado efecto estético, bien definido en su catálogo. ECM, simboliza en el jazz contemporáneo la creatividad intrínseca del jazz, el mestizaje de esta música y la improvisación del instrumentista. ECM ha sido en el último cuarto del siglo XX, el sello europeo por excelencia.

Pero Manfred Eicher, no se limitó a imponer un estilo musical; también contribuyó a la aparición de un estilo gráfico que primaba, por encima de cualquier barroquismo, la austeridad de líneas,  la pureza en el dibujo y la ausencia de elementos gráficos que le hicieran sombra a la música que contenían sus discos. Bárbara Wojirsch, fue una de las primeras diseñadoras de ECM. 

Con absoluta libertad, creó numerosas portadas cuya aparente simplicidad asombraba. La austeridad en el uso del color, la eficacia topográfica de sus rótulos, y el uso del blanco y negro realzaban esa característica singular que hacia posible identificar a primera vista un disco de ECM.

ECM, también se destacó por sus extraordinarias portadas de fotografías en blanco y negro. Lo mismo el objeto fotográfico era un paisaje frío, ausente de referencias conocidas, desérticos o cubiertos de nubes oscuras y cielos encapotados, que fotografiaba a un  músico en pleno éxtasis, como si él mismo perteneciera a ese mismo paisaje.

ECM, también utilizó para decorar sus portadas a prestigiosos pintores. El que mejor supo captar la esencia del sello fue el pintor suizo, Mayo Bucher.  Sus obras son dignas de estar entre lo mejor del arte abstracto llevado a la portada de un disco. Geométricamente puras, los trabajos de Bucher para ECM, revelan una inacabada lucha entre dos mundos incompatibles entre sí: el sonido y el silencio; la realidad y lo imaginario.

 

El impacto de Columbia
1939-1947
El colorismo de Comtemporary Records y Pacific Jazz
1950-1955
El dibujo de Norgram-Verve
1950-1955
La fotografía de Prestige y Riverside
1955-1965
Blue Note: La distinción
1956-1986
El estilo Impulse!
1961-1966
La modernidad de A&M-CTI
1967-1970
La estética de ECM
1975-2000
Gitanes: El poder del blanco y negro
2000-2004
La era del soporte digital y la música en streaming