LITERATURA

Febrero 2011: «Burdeos», de Soledad Puértolas.

Título: Burdeos

Autora: Soledad Puértolas

 

 

Nadie puede negar el placer que es ir de librería en librería rozando, tocando, o buscando las nuevas novedades de nuestra literatura. Está bien, de vez en cuando, dejarse embaucar por la portada, o la contraportada, de esas nuevas novelas que están en los estantes. Reconforta leer las críticas, recomendaciones o sugerencias de las revistas especializadas o de los críticos más emblemáticos. Pero a veces, es mucho más sugerente y sutil, volver la mirada a las baldas de tu propia biblioteca, repasar con la vista y la yema de los dedos, todos los libros que alguna vez leíste, dejar que el recuerdo elija lo que tu memoria alcanza. Ellos parecen estar ahí, silenciosos, serenos, esperando esa segunda visita, y sonríen cuando los toma y vuelves a abrir sus páginas.

Burdeos es la ocasión perfecta para acariciar el pasado literario de Soledad Puértolas. Este libro escrito en el año 1986 es uno de sus mejores trabajos, pero que el tiempo –y sus posteriores obras- lo han hecho pasar prácticamente desapercibido. Esta historia sobre la soledad de las personas, en una época donde el matrimonio era casi una obligación, expone y analiza el tema desde la profundidad de los sentimientos de tres mujeres con vidas independientes, que finalmente terminan entrelazadas entre si.

El ritmo y la dimensión del relato es el adecuado, y la autora maneja con maestría los tiempos y –sobre todo- la distancia entre lo escrito y el lector. La vida prosiguió, sin embargo, nos dice. Soledad Puértolas dibuja parte de los que será el devenir del final de esta novela. Y tras su lectura, vuelve el libro a su lugar sereno, esperando una nueva visita, quizás ya en el más allá, si es que existiere.

 

 

Soledad Puértolas nace en Zaragoza, el 3 de febrero de 1947. A los catorce años se traslada, con su familia a Madrid. Estudió Periodismo y Ciencias Políticas. Después de casarse, pasa una temporada en Tronheim, Noruega, y unos años en Santa Bárbara, California. De regreso a Madrid, empieza a darse a conocer como escritora en 1979, cuando obtiene el Premio Sésamo con El Bandido doblemente armado. Está casada y tiene dos hijos. Reside en Pozuelo de Alarcón, Madrid.

En el 1979, obtuvo el premio Sésamo con El bandido doblemente armado.

En el 1989, ganó el premio Planeta con Queda la noche.

En el 1993, fue recompensada del premio Anagrama de Ensayo con La vida oculta.

En el 2000, fue galardonada del premio NH del mejor libro de relatos con Adiós a las novias.

En el 2001, obtuvo el premio Glauka 2001 en reconocimiento a su obra literaria y a su trayectoria intelectual y personal en el ámbito de la cultura.

En el 2003,  recibió el Premio de las Letras Aragonesas 2003. Con este Premio, Aragón celebra a una autora «consagrada» y «netamente aragonesa».

A partir de 2006 y hasta 2012, forma parte del Patronato del Instituto Cervantes.

En enero de 2010, fue nombrada a la real Academia Española para ocupar el sillón «g» minúscula.