LITERATURA

Septiembre 2010: «Error de cálculo», de Luis Béjar.

Título: Error de cálculo

Autor: Luis Béjar

 

Que el mundo de la literatura y el de la locura no están tan alejados como parece, es algo que intuye habitualmente el lector empedernido, y que verifica de primera mano aquellos afanados estudiosos de la biografía de algunos escritores actuales y otros tantos, que ya duermen en las nubes del Olimpo. Es por esto que, cuando uno tiene en sus manos una novela como Error de cálculo, disfrute observando cuál fina y delicada es la línea que separa la cordura de la enajenación, la sensatez de la demencia, lo que consideramos la normalidad del trastorno.

La historia comienza un 18 de octubre de 1998, cuando el profesor y ex comunista Teodoro Sagredo se afeita la barba. A partir de ese momento, nadie lo reconoce: ni su mujer, ni su hijo, ni sus colegas… Acusado por todos de ser un impostor, Sagredo acabará recluido en un manicomio que rebautiza como el Reino de Aglapsia. En él, además de enamorarse, confraternizar con unos internos y enemistarse con otros, se dedicará a escribir, desdoblando su personalidad hasta convertirse en Zalacaín el Aventurero –el célebre personaje barojiano- y, en su locura, llegando a conversar con el propio Pío Baroja. Entre delirios no exentos de lucidez, Sagredo reflexiona sobre su vida, sus orígenes, su malograda identidad y su papel en el mundo como marido, padre y militante del Partido Comunista. Todo lo vive en su nuevo entorno, un mundo de locos donde se cuestiona todo lo que hay fuera de él; ese Reino de Aglapsia, que no es más que un retrato de nuestra querida España.

Luis Béjar nos presenta un texto escrito con buen pulso narrativo, ácido, cruel, triste, divertido en ocasiones, hilarante en otras, donde la soledad se asoma y contagia al lector, se hace palpable. En definitiva, un libro lleno de contraste que nos hace reflexionar sobre lo etéreo que es todo lo que nos rodea, nuestra propia vida, nuestras ideas y el concepto que tenemos de las cosas. ¿Alguien no ha deseado alguna vez no ser reconocido, o descansar unos días en el mundo de los lunáticos? Yo, sí.

 

 

Luis Béjar, Toledo (1943) ha dedicado toda su vida a la literatura. En su trayectoria como escritor comenzó cultivando géneros como el teatro y la poesía y terminó escribiendo varias novelas que recibieron algún que otro aplauso de la crítica así como destacados premios literarios. Es autor de Aquello es lo que llamábamos Berlín (premio Sésamo 1978), traducida al ruso; El coleccionista de agujeros (premio Eulalio Ferrer 1981), El manuscrito de París (premio Castilla-La Mancha 1988) y El viejo sonido del arco iris (premio Francisco Ayala 1995). Es autor igualmente de un libro de poesía, Donde viven las cosas (1998). En su narrativa, Luis Béjar siempre trata de entender la lucha entre el hombre y su realidad, ese mundo con apariencia de verdadero.