LITERATURA

Septiembre 2012: “La palabra labra la palabra”, de Julio Vélez.

Título: La palabra labra la palabra

Autor: Julio Vélez

 

 

En la parte del extenso prólogo de este libro, donde Anthony L. Geist habla sobre la poesía de Julio Vélez, nos dice: “Hay distintas formas de hacer poesía. Algunos poetas transforman la experiencia vivida en expresión estética, dejando textos plasmados sobre el papel o el aire. Otros viven la poesía de la vida cotidiana. Julio Vélez (1946-1992) era poeta en los dos sentidos de la palabra.” Y así se presenta esta antología poética de un autor demasiado desconocido entre los lectores y los amantes de la literatura, quizás por su temprana muerte (tan sólo con cuarenta y seis años) y lo no excesiva de su producción literaria, pero que, sin duda alguna, merece algo más de reconocimiento entre los lectores y, por qué no, un lugar más destacado en la historia de la poesía de nuestro país.

Porque Julio Vélez, además de haber sido una persona extremadamente comprometida con los demás, especialmente con aquellos más indefensos en la sociedad de aquellos instantes –prueba de ello lo da la exposición de Alejandro Romero en la parte del prólogo titulada “Estelas de dignidad”- Julio Vélez fue, es, un poeta de excepcional calidad, de una gran profundidad y originalidad en sus versos, de una fuerza reflexiva que atrapa al lector de los poemas y trasluce esa personalidad activa, solidaria y culta del autor, y, sobre todo, esa capacidad de hacer poesía de la vida y de la propia muerte.

Esta edición, que ha sacado a la luz la editorial Atrapasueños con motivo del veinte aniversario de la muerte del autor, cuenta con tres prologuistas, algunos antes mencionados: Alejandro Romero, Anthony L. Geist, y una breve aportación de Eduardo Galeano, quien también fue un gran amigo del poeta.

La antología pretende presentar una muestra de los mejores poemas de Julio y que éstos, al mismo tiempo, den la medida de sus preocupaciones estéticas y éticas. Dejó tres libros publicados y otros tres inéditos, dos de ellos inconclusos. Respetando la voluntad del poeta, que siempre buscaba la unidad orgánica de sus libros, para esta selección Anthony L. Geist ha optado por dejar de lado los poemas sueldos, inéditos algunos y otros publicados en revistas, ateniéndose sólo a aquellos que forman parte de un corpus coherente.

Para los que no lo conozcáis, esta es una buena oportunidad para acercaros a la poesía de Julio Vélez. Para aquellos que ya lo hayáis disfrutado, este libro brinda una buena ocasión para rememorarlo. No hay mejor homenaje a un poeta que la lectura y relectura de sus versos.