GASTRONOMÍA

Junio 2008: Cervecería Casa Vizcaíno. Calle Feria.

 

La Cervecería Casa Vizcaíno, en el corazón de la calle Ancha de la Feria, es uno de los templos cerveceros con más prestigio de Sevilla. Se fundó en 1929, año de la Exposición Iberoamericana de Sevilla, como casa de tejidos, (se conservan fotos de la época) para apenas cinco años después,  en 1934, convertirse en negocio de vinos y taberna.

Regentada durante muchos años por D. Manuel Vizcaíno García Avilés, Perito Industrial y ex Alférez del Ejército, fallecido recientemente en 2006 cuando contaba 63 años de dad, el negocio lo regenta ahora su sobrino, D. Juan Gabriel Begerano Vizcaíno. Todavía conserva en su fachada la cristalera del negocio original.

Tabernero desde la cuna, afición heredada de su padre y de su tíos, Manolo Vizcaíno aprendió de ellos, sus primeros propietarios, la profesión más difícil del mundo, la de ser capaza de estar detrás de la barra de un bar, con la maestría necesaria, la prudencia justa, y la disposición adecuada para mantener un negocio durante más de tres décadas. Manolo Vizcaíno será recordado siempre con la tiza en la oreja, el mandil prieto, y su amabilidad con su fiel clientela.

Nada mas entrar en Casa Vizcaíno, salta a la vista aquellos elementos que hacen inconfundible a cualquier taberna: el suelo cubierto siempre de aserrín, cáscaras de altramuces en el suelo, las botellas de aguardiente alineadas para su consumo, los barriles de manzanilla, oloroso y valdepeñas a granel y un par de camareros de los de antes, con mandil perpetuo, esperando ser requerido para echar unas cañas de cerveza.

Casa Vizcaíno está justo al lado de dos emblemas de la calle Feria: la capilla de la Hermandad de Montesión, de la que Manolo Vizcaíno fue hermano, y de la adyacente Plazuela de Los Carros, hoy Plaza de Montesión, testigo mudo de la evolución tecnológica de los antiguos carros de transporte con parihuelas, sustituidos con la modernidad, por los famosos isocarros, de tracción motorizada.

Sevillista cabal, cofrade y hermano de la Virgen del Rosario de Montesión, Manolo Vizcaíno poseía un don especial para ser tabernero y nunca faltaba a la cita semanal con el gran día de la calle Feria: El Jueves. La Taberna está justo en el epicentro del famoso mercadillo de antigüedades conocido como “El Jueves” y por su taberna, templo cervecero de Sevilla, han pasado varias generaciones de sevillanos que buscaban, en invierno o en verano, una extraordinaria cerveza Cruzcampo que está tirada como pocas en Sevilla.

A Casa Vizcaíno se va sólo a beber cerveza a cualquier hora del día o de la tarde, a beber aguardiente por la mañana, a tomar un excelente vermouth de los de antes, de garrafa y con sifón, o a probar la solera, la manzanilla y el vino tinto o blanco que reposa en sus pequeños barriles. Casa Vizcaíno es un templo tabernario de Sevilla que todavía conserva su antigua fisonomía de tienda de tejidos. Y su cerveza Cruzcampo está, sin duda alguna, entre las tres mejores tiradas de Sevilla. 

Rutas Gastronómicas por los barrios de Sevilla: Calle Feria-Plaza de Monte-Sión.
Calle Feria, 27. 41002 Sevilla.
Teléfono: 954 221 119.
 

Relación calidad-precio:

Presentación:

Cocina: No hay

Servicio:

Tapa destacada: No hay.

Otras tapas: Solo altramuzes y aceitunas.

 

Mala   Aceptable   Buena   Muy Buena   Excelente