vinos vinodelmes 032020 grupoVisitar Jerez de la Frontera (Cádiz) siempre es un ejercicio placentero, pero si además visitas y recorres uno de sus templos baquicos, entonces es muy facil que ese placer se convierta en extasis. Pues bien el pasado mes de febrero una delegación de Apoloybaco tuvimos la suerte de impregnarnos de esos aromas que sólo una bodega del Marco de Jerez puede ofrecerte y con el valor añadido de la magistral y apasionada explicación que nos brindo Juan Manuel Hidalgo propietario de las Bodegas Hidalgo (primero de la derecha en la foto). 

De cerca de las cien bodegas que existen el Jerez, tanto de elaboración y crianza, como almacenistas, Apoloybaco ya hemos visitado mas de veinte y ciertamente en cada visita aprendemos algo nuevo. El mundo de los vinos de licor, a mi me gusta mas llamarlos generosos, es interminable, simpre hay algo nuevo que escudrillar y además cada bodega es como si fuera una asignatura diferente de una misma disciplina del conocimiento, en este caso de los vinos generosos.

Además, visitar las bodegas jerezanas  no solo es una lección práctica de enología, sino que también se convierte en un auténtico ejercicio hedonista para nuestros sentidos. Si fuera ciego, sin duda sabría que estoy en el interior de una de estas bodega por sus inconfundibles aromas, para nuestro olfato son deliciosos perfumenes que te predisponen a disfrutar de su intrior. 

Sus diferentes tipos de arquitecturas, sus rincones de luz tenúe, sus botas formando pequeños anticlinorios, o con su nombre bodeguero; equilibradas andanas que conforman el armonioso sistema de criaderas y soleras, es un lujo para nuesta vista. Y por supuesto catar las joyas que hay en las entrañas de las botas, extraidas y servidas magistralmente mediante la venencia es algo inolvidable. Y eso fue nustra visita a Bodegas Hidalgo. Y de ellas es el excepcional vino que os recomendamos para este mes de marzo.

vinos vinodelmes 032020 botella> El Tresillo 1874; es un amontillado muy viejo, de una vejez media superior a 50 años. Cosecha del año de fundación de esta Firma 1874 y del que surgió esta Añada cuya solera ha ido enriqueciéndose de sucesivos “rocíos”.  Este Amontillado es fruto del paso del tiempo y de una acertada combinación de los sistemas de “Añadas y de criaderas”Como corresponde a un amontillado, tuvo una fase inicial en Crianza Biológica que fue base para otorgarle su finura y estilo. Con el paso de los años sus características evolutivas iban definiendo sus matices más estructurados. Su posterior y largo envejecimiento, en este caso oxidativo, define este viejo amontillado complejo, elegante y de extraordinario carácter. Vino no sometido a estabilización.

Para cada rocío se ha llevado a cabo una cuidadosa selección de los mejores y más adecuados vinos, lo que le otorga un carácter muy personal. Mostos procedentes de la variedad palomino.Este vino envejecido durante años en botas de roble americano, y ha alcanzado una graduación alcoholíca de 20% . 

De color caoba rojizo con ribete oro viejo, aspecto muy limpio y brillante. En nariz es potente pero fresco, de intensos y penetrantes aromas, afilado y de entrada salina, con generosos perfiles de frutos secos, vainilla, barnices y caramelo, notas de curry. Al fondo surge algo de piel de naranja muy suave. En boca es potente y muy sabroso, seduce desde el primer sorbo, aparecen frutos secos junto a notas salinas, yodo, especias, finos lacteos y apuntes ahumados. Amplio paso de boca, envolvente con sutil amargor contenido, y final de boca muestra un  larguísimo postgusto a frutos secos, salitre y algo de panadería.

Al tratarse de un vino de gran vejez puede disfrutarse solo, disfrutando de su elegancia y finura, sin prisas. En la mesa por su potencial recomendamos su consumo acompañando estofados o guisos, carnes de estructura como la caza. Quesos viejos, ahumados o sazonados. servir a 14º de temperatura.

El nombre del vino "El Tresillo", como nos explico Juan Manuel Hidalgo no hace referencia al popular tresillo de los salones de las casas, sino a un juego de cartas así denominado, muy conocido y practicado en nuestro País durante el siglo XIX, y nos ilustró esta explicación monstrandonos una vieja botella en cuya etiqueta, algo carcomida por el paso del tiempo, tenía serigrafiado además del nombre cuatro naipes de la baraja francesa.

vinos vinodelmes 032020 venencia

Bodegas Emilio Hidalgo; se encuentra en la calle Clavel, 29 en Jerez de la Frontera. Comenzando su actividad bodeguera en la segunda mitad del siglo XIX, partiendo de soleras de vinos y viñas de su propiedad. A principios del Siglo XX D. Emilio Hidalgo e Hidalgo cuenta ya con un negocio afianzado, delegación en Londres y presencia en numerosos países.

A partir de 1970, ya constituida en sociedad anónima, desarrolla una importantísima actividad exportadora en los mercados de Inglaterra, Holanda, Alemania y Austria, así como en EE.UU, Japón, Dinamarca, Italia, Francia y Bélgica. En la actualidad se conservan extraordinarias partidas fundacionales de vino y brandy que han sido continuadas, acrecentadas y enriquecidas siendo la quinta generación de la familia fundadora la que se dedica a la labor bodeguera.

El patrimonio arquitectónico Jerezano está unido estrechamente a la actividad vinatera representada con unos edificios de extraordinaria belleza como son las Bodegas Jerezanas. Establecida desde sus orígenes en la céntrica calle Clavel, la bodega fue construida a mitad del siglo XIX y responde al canon arquitectónico bodeguero denominado comúnmente “ catedral” por su similitud a los edificios religiosos Bajo Andaluces de tradición Mudéjar.

De planta rectangular, está construida sobre muros de mampostería de gran grosor enfoscados y encalados para preservar la insolación y conservar la humedad sirviendo a su vez de soporte para los altos techos de viguería de madera cubiertos con teja árabe y predispuestos a dos aguas. Sus amplios ventanales, suelos de “albero”, una distribución de distintas naves de crianza y patios interiores desarrollan en su interior un entorno idóneo de frescor, humedad y ventilación para la Crianza y envejecimiento de los vinos de Jerez ; sin duda un patrimonio arquitectónico enológico único.

Arriba