DENOMINACIÓN DE ORIGEN UCLÉS 

 

"tanto alababa el vino que lo ponía por las nubes, aunque no se atrevía a dejarlo mucho en ellas porque no se aguase". Otra de las originales frases con referencia al vino en la no menos original obra de Cervantes; Don Quijote de la Mancha. Sin duda, ese vino que tanto alababa era castellano manchego, unos vinos cargados de historia y que tanto han dado que hablar en la literatura española.
Esa historia vitivinícola, unos terrenos de singulares cualidades, un clima idóneo, y una dilatada experiencia en el cultivo de la vid y la elaboración y crianza de los vinos de los hombres y mujeres de está tierra, es el mejor aval que puede presentar la Denominación de Origen Uclés para amparar únicamente unos vinos de contrastada calidad. Como la de esta pintura de Antonio López; Uvas en Otoño.


Al oeste de la provincia de Cuenca y al noroeste de la provincia de Toledo se sitúa la zona vitícola de la Denominación de origen Uclés. En la mitad occidental las vides se encuentran entre 500 y 800 metros de altitud y en la mitad oriental entre 600 y 1.200 metros, separadas ambas partes por la Sierra de Altomira. Los suelos son variados, desde arenoso a franco arenoso, profundos en su mayor parte, en los ríos que bañan la zona el Riánsares y Bedija, los suelos son de textura franco arcillosa.

El clima es continental con un régimen de precipitaciones mediterráneo, en general de menos de 500mm. Todos estos factores determinan unas condiciones ideales para el cultivo de la vid confiriéndole unas características muy particulares.


El proyecto de creación de está denominación de origen surge en el 2003 por iniciativa de un grupo de bodegueros de la zona, que administrativamente vieron satisfechas sus aspiraciones mediante el D.O.C.M. de 9 de Mayo de 2005, según Orden de 22-04-2005 de la Consejería de Agricultura, por la que se establecen las Normas de Producción de los vinos de la denominación de origen Uclés, y su posterior modificación según orden 01-02-2006 publicada el 28 de Febrero de 2006.

   Cuenta en la actualidad con unas 1.500 hectáreas de viñedo que se integran en tres zonas geológicas distintas: Sierra de Altomira, de relieve abrupto y presencia de caliza dolomítica. Zona Occidental, de relieve suave constituida por sedimentos, llanura de inundación y fondos de valle. Y la zona Oriental, depresión intermedia constituida por depósitos del terciario. El área vitivinícola delimitada para esta D.O. comprende viñedos de los municipios; El Acebrón, Alcázar del Rey, Almendros, Belinchón, Carrascosa del Campo, Fuente de Pedro Naharro, Horcajo de Santiago, Huelves, Huete, Langa, Loranca del Campo, Paredes, Pozorrubio, Rozalén del Monte, Saelices, Tarancón, Torrubia del Campo, Tribaldos, Uclés, Valparaíso de Arriba, Valparaíso de Abajo, Vellisca, Villamayor de Santiago, Villarubio y Zarza de Tajo, pertenecientes a la provincia de Cuenca. Así como diversas parcelas de los municipios: Cabezamesada, Corral de Almaguer y Santa Cruz de Zarza, de la provincia de Toledo.

   Las variedades autorizadas son únicamente tintas: Cencibel o Tempranillo, Garnacha tinta, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah. De igual manera, solo pueden dar lugar a vinos D.O. Uclés los viñedos de estas variedades y con al menos 6 años de edad. Los viñedos se clasifican en 3 grupos en función de su edad: Grupo 1: Viñedos > 40 años cuyo rendimiento será > 5.000 kg/ha. Grupo 2: Viñedos > 15 años cuyo rendimiento será > 6.500 kg/ha. Y Grupo3: Viñedos > 6 años cuyo rendimiento será > 8.000 kg/ha. La planta se conduce en formas bajas mayoritariamente, aunque en los últimos años se ve una incipiente tendencia hacia conducciones en espaldera, principalmente en las variedades foráneas. El cultivo se desarrolla mayoritariamente en secano, con suelos desnudos, con moderada práctica del abonado, reducida utilización de herbicidas y defensa fitosanitaria del viñedo escasa. Se elaboran cuatro tipos de vinos:

* Vinos jóvenes: Son vinos que han adquirido una armonía en el conjunto de sus cualidades organolépticas y una riqueza aromática adecuada tras la elaboración, sin necesidad de envejecimiento. La maceración del mosto en presencia de los hollejos tendrá una duración mínima de 4 días.

* Vinos jóvenes con barrica: se someten a un breve periodo de envejecimiento, dicho periodo no podrá ser inferior a dos meses, debiendo indicarse en el etiquetado el periodo de tiempo en meses que hayan permanecido en barricas, que deberán ser de roble y tener una capacidad máxima de 330 litros.

* Vino de crianza: La maceración del mosto en presencia de los hollejos tendrá una duración mínima de 7 días. El período de envejecimiento tendrá lugar durante un plazo no inferior a dos años naturales, contados a partir de la vendimia, de los cuales, al menos seis meses, deberán permanecer en barricas de roble de 330 litros de capacidad máxima, terminando su envejecimiento en botella.

* Vino de reserva: La maceración del mosto en presencia de los hollejos tendrá una duración mínima de 7 días. El período de envejecimiento tendrá lugar en un plazo no inferior a treinta y seis meses, contados a partir de la vendimia, de los cuales, al menos doce, deberán permanecer en barricas de roble de 330 litros de capacidad máxima, terminando su envejecimiento en botella

El grado alcohólico volumétrico natural mínimo será de 12 % vol. Los vinos de la Denominación de Origen Uclés, según la Ley de la Viña y el Vino de Castilla La Mancha, serán calificados por el IVICAM (Instituto de la Vid y el Vino de Castilla La Mancha), organismo autónomo e independiente a la D.O. que dará fe de su procedencia y del cumplimiento de sus Normas de Producción, y en su virtud otorgará el correspondiente certificado como vcprd D.O. Uclés.


DIRECCIÓN: 

Plaza Pelayo Quintero, 1 Tel: 969 135 056 Fax: 969 135 421 - 16450 Uclés Cuenca.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.vinosdeucles.com
 


 

Arriba