VINOS

Spali: El vino Visigótico

El vino visigótico: Spali

Entramos en lo que los historiadores denominan la Alta edad media ( de la caída del imperio romano a la invasión árabe (siglos V-XI). La penetración de los germanos en la Península (409-410). Los visigodos dominan las vertientes norte y sur de los Pirineos, desde el Atlántico hasta el Mediterráneo en el norte y desde las costas catalanas hasta las tierras gallegas controladas por los suevos. El resto de la Península no reconoce a ningún poder.
El reino visigodo vive de los recursos que le proporciona la tierra: los cereales, son sin duda el producto mas importante, y la base de la alimentación, que se complementa con la hortalizas, el vino, la fruta y el aceite. Las leyes que protegen las tierras de cereal, viñedo y huertas son prueba suficiente de la base agricola-ganadera de la economía visigoda. En el siglo VII predominaba la gran propiedad, que constaba de un edificio central rodeado de una zona de huertos y tierras de labor o viñedo poco o mal diferenciado de las de pasto.
Las antes lujosas villas rurales romanas desaparecen o se transforman entre los siglos V y VII y surgen a cambio los vicus y pagus, unos poblados similares a las aldeas cuyos restos hallados nos informan de un tipo de vida básicamente rural.
General victorioso y primer rey «independiente», Eurico es también un hombre de Estado al que se debe el primer cuerpo legal visigodo, el llamado Código de Eurico. El Código de Eurico fue redactado por el obispo León de Narbona y el de Alarico por una comisión de juristas romanos, y aprobado en una asamblea de obispos reunida por el rey en el año 506. Los dos siglos de contacto con el imperio romanizaron a los visigodos hasta el punto de que sus monarcas apoyaron la cultura de sus protegidos y súbditos de acuerdo con las tendencias de los tempos.
Las campañas militares van acompañadas de una reorganización agro-militar semejante a la emprendida por Diocleciano al instalar las tropas limitaneas: las viejas guarniciones romanas … que garantizan las fortalezas se mantiene o establece una población de soldados-campesinos encargados de la defensa de las fronteras.
Siguiendo los pasos de Eurico y Alarico, Leovigildo promulgo el llamado Codex Revisus (580). Tanto Recenvinto como su padre llevan a cabo una importante labor de reunir, adaptadas, las leyes visigodas en el llamado Liber Iudiciorum o Lex Wisigothorum (654), cuyas normas pasaran a la Edad Media con el nombre de Fuero Juzgo.
Los productos mas corrientes son los cereales, los cultivos de huerta, el vino y la miel junto con la carne de ovejas, cerdos, vacas, ave de corral y pescado. Fuente importante de riqueza son los bosques y prados. La destrucción intencionada o negligente de unos y otros así como de las tierras de cereales, viñas y huertos es severamente castigada por la legislación visigoda.
Mercaderes de origen oriental en Tarragona, Tortosa, Elche, Cartagena, Málaga, Cartaia, Écija, Sevilla, Mérida, Trujillo y Lisboa aparecen documentados durante los siglos V y VI, es decir, durante el periodo en el que la Península queda en manos de la aristocracia hispanorromana o bajo el control de los bizantinos, cuya ocupación de la Bética pudo verse facilitada por la actuación de estos mercaderes
La fascinación del mundo antiguo, romano, es visible en multitud de detalles: en la conservación de la moneda de oro, en el mantenimiento de las denominaciones de los oficiales del Bajo Imperio, en la aceptación por los germanos de nombres romanos, en el establecimientos de obispados y de los monasterios en las ciudades, en el mantenimiento del cultivo de la viña y de los cereales en tierras poco aptas, con tal de mantener el sistema alimentario heredado de Roma. Todo en las Etimologías de Isidoro está basado en autores antiguos.

Comparte