0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
Como cinco perlas emergen las Islas Baleares en el occidente del "Mare Nostrum". Son una prolongación sumergida de las Cordilleras Béticas que se elevan sobre el fondo del Mediterráneo. Se hallan en dos plataformas casi horizontales y poco profundas de apenas cien metros: la occidental contiene las islas de Ibiza y Formentera, y la oriental, algo mayor, contiene las islas de Mallorca, Menorca y Cabrera. En una de estas mágicas islas, la "Major" (mayor) como la bautizaron los romanos allá por el año 123 a.c., nos encontramos con dos Denominaciones de origen: Binissalem y Plà y Llevant. Mallorca - del latín, Majórica - tierra de gran historia y tradición, crisol de culturas y pueblos, donde junto a sus celebres construcciones megalíticas, los talayots, taulas y navetas, se cultivan sus excelsos campos de viñas, para la producción de unos iridiscentes vinos.
 

En las Islas Baleares existe una superficie total de viñedo de cerca de 1.200 hectáreas, mas del 60% de las mismas corresponden a las dos denominaciones de origen existentes en la actualidad. De clima Mediterráneo y unas excelentes condiciones edafológicas, factores que favorecen el cultivo de la vid, sobre todo de sus variedades autóctonas como Manto Negro, Callet y Fogoneu en las tintas y la Moll o Prensal Blanc en blancas, sin que ello signifique que no se asienten otras viníferas como la tempranillo, cabernet sauvignon, monastrell, la macabeo y la parellada, entre otras.

 
D. O. BINISSALEM - MALLORCAD. O. PLÀ I LLEVANT
Ir Arriba