VINOS

Newletter_vinos_201304_04

Resumen del artículo publicado por D. Fernando Martínez de Toda en la revista ACENOLOGÍA.

La mayoría de las nuevas plantaciones de viñedo en el mundo se realizan con un material vegetal muy limitado, compuesto en la mayoría de las ocasiones por un reducido grupo de variedades con un número muy limitado de clones. El incremento de la pérdida de viñedos viejos en las zonas vitícolas más tradicionales del mundo, que están siendo reemplazados por las nuevas plantaciones, supone un elevado riesgo de desaparición para todas aquellas variedades minoritarias que todavía sobreviven en dichos viñedos. Estas variedades tradicionales y propias de cada zona son una fuente de biodiversidad muy importante. En ellas se encuentran unos recursos genéticos de gran valor que podrían conducir al desarrollo de nuevos estilos de vino, conseguir una mejor adaptación a los recientes cambios climáticos, resistencias a plagas y enfermedades, etc. Para asegurar la preservación de este material vegetal y recuperar aquellas variedades minoritarias que han caído en el olvido, se han desarrollado diferentes proyectos de recuperación de variedades, por toda la geografía española, durante los últimos años.

El objetivo con mayor y más rápida transferencia al sector, es decir, el más aplicado, de estos proyectos consiste en establecer un abanico de perfiles enológicos lo suficientemente amplio, que permita desarrollar cualquier perfil de vino según se requiera en los mercados, adaptándose a las necesidades del consumidor en cada momento. El perfil enológico se generaría mediante el uso de los propios recursos de la región, a través de la riqueza varietal y de la biodiversidad existente en ella.

Historia de un rescate: el ejemplo de la variedad maturana tinta de Navarrete. El proceso de recuperación de la variedad maturana tinta de Navarrete comienza en el año 1988 cuando Juan Carlos Sancha y yo iniciamos un proyecto de prospección por todo el viñedo riojano para la recuperación de variedades de vid minoritarias y en peligro de extinción.

En 1991 localizamos, en un viejo viñedo de Navarrete, 35 cepas de una variedad desconocida que podría corresponderse con la variedad maturana tinta, ya que así la llamaban localmente, y que denominamos, en principio, maturana tinta de Navarrete. Una vez estudiado el material demostramos que no se correspondía con la variedad maturana tinta, existente en otras zonas vitícolas, sino que era un material distinto y desconocido y decidimos mantener la denominación inicial con la que se recogió, es decir, la de maturana tinta de Navarrete.

En 2007, la Denominación de Origen Calificada Rioja incluye la variedad maturana tinta de Navarrete entre sus variedades autorizadas. Es la primera vez en la historia en la que una DO autoriza una variedad recuperada en un proyecto de investigación. Esta autorización constituye el mejor ejemplo, y en un tiempo récord, de transferencia de tecnología desde la investigación hasta el sector vitivinícola.

En 2011 se identifica esta variedad, maturana tinta de Navarrete, con una variedad francesa, prácticamente desaparecida, denominada castets. En el año 2013 son ya seis las bodegas de la DOC Rioja que elaboran y comercializan vinos monovarietales de la variedad maturana tinta de Navarrete: Viña Ijalba, Juan Carlos Sancha, Pedro Martínez Alesanco, Martínez Bujanda, Vivanco y Barón de Ley; otras bodegas empiezan a utilizarla, también, como variedad complementaria en la elaboración de vinos plurivarietales.

Artículo completo en: www.acenologia.com

VARIEDADES DE VID RESCATADAS Y NUEVOS VINOS
MAS NOTICIAS DEL VINO Y LA ENOLOGÍA